martes, 20 de marzo de 2007

De la Zona Sur a Zaragoza

Últimamente estoy escuchando y leyendo bastantes comentarios malintencionados sobre el sur de Madrid y sobre la ciudad de Zaragoza. Muchos de estos hechos tienen que ver mucho con eventos deportivos o alguna que otra reyerta juvenil. He observado peleas mediáticas sobre que estas ciudades son focos de fracaso escolar y de problemas de adaptación por parte de los inmigrantes que residen en estas localidades. Primero me gustaría hablar del Sur de Madrid, son ciudades que se han hecho por la inmigración de miles de personas que venían de otras partes de España; Andalucia, Extremadura, las dos Castillas, Aragón y de otras comunidades autónomas. Sus habitantes saben lo duro que es adaptarse a estas situaciones y que saben como sacar adelante a sus familias y a sus ilusiones. Además, añadir que sus políticas culturales y educativas buscan la plenitud de sus ciudadanos y no buscan lo individual como hacen en otras ciudades. ¿Los problemas siempre son donde están estas personas?, no en las zonas en las que no viven. Por qué vienen a estas ciudades, todos piensan que es porque no tienen dinero, me pregunto, que será también porque su adaptación es más fácil, la ayuda de sus vecinos les ayuda a estar más agustol; además se les entiende. Donde las políticas de integración son constantes, con concejalias para estos colectivos, se une que diversos pueblos del sur de madrid están incluidos en un plan especial de la ONU para que no existan la ciudade gueto. Lo que sucedio en Alcorcón fueron hechos producidos por lo que he comentado en un anterior artículo en este blog. Es un problema cultural, educativo y de ausencia de solidaridad con los que más tienen; que no quieren que las personas seamos culturamente más ricos. Es decir, que el que tiene puede pagarselo y a los demás sólo nos va a quedar embrutecernos con la pésima televisión que se hace en este país. Ese será otro tema de análisis. La ausencia de inversión en cultura y educación genera estos problemas de intolerancia, agresividad y falta de respeto a los demás. Pero no sólo en los jóvenes españoles sino de los que vienen de fuera, hace que busquén en otros ámbitos su plenitud personal, de ahí se surten diferentes grupos que captán a estos chicos con problemas de adaptación y formación personal. También hubo problemas en los espectáculos deportivos, en Getafe, con jugadores negros, Luego éstos, empezarón a comentar en los medios de comunicación que en los alrededores de Madrid hay racismo. Les digo, que me da vergüenza que hablen más de la cuenta, que se queden en la superficie y sean utilizados por los lobbies interesados en poner distancia entre culturas y crear polémica. Sr. Webo y jugadores del Levante. Me da pena que usted habiendo vivido aquí diga tantas tonterias. El público lo hace por joder; pero es cierto, que siempre hay algun indeseable.
Segundo lugar, voy a hablar de Zaragoza. Ciudad que ha sobrevivido a cantidad de conflictos en su larga historia como ciudad, ciudad con una gran capacidad de lucha para que el resto de España la vea y no la entierre como ha hecho con otras, ciudad con una climatología muy dura, ciudad abierta a todos sus visitantes, gente curtida en mil batallas y además que ama su tierra, inteligente, sobre todo que ayuda y entiende al diferente.

Hace un año, el Sr Etto cometió uno de los innumerables erroes que ha cometido en su corta trayectoria como persona. Quería irse del terreno de juego porque le hacían sonidos de mono. Entiendo su irritación pero no la comparto porque no lo hacían por racismo sino porque Ud. es un gran jugador y lo hacen por joder. ¿ A qué un jugador vulgar no se lo hacen? Sr. Etto, Zaragoza es una ciudad de aire luchador, integrador, solidario, duro y se respira una mezcla de un delicioso olor a incienso y sudor.

Como dice mi novia, que es difícil es la vida de inmigrante. Lo dice con conociento de causa. Yo lo estoy empezando a sentir en sus comentarios. Seamos tolerantes con el diferente, que el diferente no abuse de ellos y también lo sea con nosotros. La riqueza de la humanidad está en su diversidad.

1 comentario:

a. dijo...

No estoy de acuerdo con que los sucesos de Alcorcón fueran falta de cultura o educación. Las raíces del problema están en la clase política (toda ella) y en su pésima política migratoria. España no es racista, es sólo que acoger al inmigrante no debe confundirse con otorgarle impunidad total. Porque luego lo que ocurre es que por culpa de los abusos de unos pocos inmigrantes pagan todos ellos, cuando se de primera mano que la mayoría de ellos son buena gente. Si las leyes fueran "normales" todos esos abusos serían cortados de raíz y nunca llegarían a aflorar los sentimientos de rabia y odio que surgieron en Alcorcón. Y que van a seguir surgiendo cada vez con más fuerza en todo el país, y si no al tiempo. Y lo de las concejalías para la integración la triste realidad es que sólo sirven para que los contribuyentes tengan que pagar con sus impuestos otro sueldo.